sábado, 25 de abril de 2015

Locura de amor.

El amor. La neurociencia nos dice que activa las mismas partes del cerebro que la adicción a las drogas. Nos hace sentir como si pudiéramos hacer cualquier cosa, ser lo que sea, lograr cualquier cosa. Y una vez que lo probamos queremos más.
La cuestión con el amor es que, cuando es bueno, es muy bueno. Y cuando es malo, duele muchísimo. Y si no puedes encontrar la forma de equilibrar todos esos altibajos, te volverás loco.

martes, 14 de abril de 2015

Todavía es martes y yo me creo un poquito menos cobarde
pero no tan valiente como para exigirte que cruces el semáforo en rojo
o que me abraces teniendo claro que acabaremos en la cama con la intención de desnudarnos.

Tengo el miedo en la palma de la mano y voy a cerrarla;
voy a pulverizar el dolor, la angustia y el tiempo.

Nos hemos mirado con el corazón y nos han brillado los ojos.

Joder, soy un desastre; lo hago todo al revés,
pero me he aprendido de memoria cuántas canciones hay de tu casa a la mía.

No voy a andarme con rodeos: todo apunta a tu boca.

He decidido esconderme debajo de algunas complicaciones y espero que seas lo suficientemente idiota como para querer enredarte en mi risa.

Dejo la mente en blanco y sonrío mientras te miro;
quiero follarte –pienso-
toda la vida –suspiro-.

He soñado que soñaba contigo y me acercaba de puntillas pidiéndote perdón por no haber tachado contigo todos los días del calendario de lo que llevas de vida;
prometiéndote una Navidad cada veintitrés de junio.

Después del miedo vienen tus brazos y yo no paro de pensarte con las manos y mirarte con la boca; verás, quiero que me toques con los ojos y gimas con las ganas.
Quiero que te corras de risa y te mueras de orgasmos.

Entre cervezas, vino, promesas y algunas noches sin dormir me he visto desde fuera subiendo a lo más alto solo para verme caer desde más arriba y aterrizar en cualquier parte en la que tú me esperes.

Yo solo vengo a decirte que quiero enseñarte las estrellas; solo necesito un espejo y tu reflejo.

Si me das un momento te voy a querer toda la vida.

Lo que tengo para ti es mi corazón, 
voy a cerrar los ojos y a arder en los deseos que nos quedan por cumplir.


Digamos que en el fondo todo lo que quiero es verte amanecer. 


lunes, 6 de abril de 2015

"- Creo que me estoy enamorando. 
Y tengo mucho miedo de que eso vaya a destruirme.
+ No sería amor si no te destruyera."


jueves, 2 de abril de 2015

Y llegaste tú...

y llegaste tú

Llegaste justo cuando estaba decidida a estar  s o l a.

Cuando estaba decidida a dedicarme todo mi tiempo libre para aprender a quererme. 

Sí, a mí. A nadie más. 

Me he equivocado mucho, ¿sabes?

He cometido tantos errores que ni te los creerías. De los peores igual está en abrazarme a los primeros brazos que me abrazaban desde hace algún tiempo. Solo quería sentirme querida, deseada y valorada, y alguno que otro lo consiguió... Pero faltaba lo más importante: Yo no estaba enamorada. No sé por qué te cuento esto, supongo que porque necesito que lo sepas antes de... Bueno, antes de que me lleve una hostia de campeonato o de que me hagas feliz con todas las letras. 

Cualquiera de ambas me vale. 

(Sería justo)

Sería justo porque es increíble como confío en ti cuando nos hemos conocido hace nada. Como parece que te conozco de toda la vida. Como me haces sentir. Y no sé por qué es. Tampoco sé qué me has hecho para que lleve pensando en ti desde que te conocí. Será tu dulce voz, tu forma de mirarme o tu manera de conquistarme, qué sé yo. 

Y sé que te pasa igual

Me engatusas, me pones nerviosa,
y haces que quiera superar todos mis miedos teniéndote a mi lado. 

Me subes a una nube y yo... yo hasta rezo para que no me sueltes. Y, aunque me den miedo las alturas, me da igual llevarme la hostia de mi vida por pasar tan sólo cinco minutos contigo

¿Entiendes?

Rock On