martes, 22 de septiembre de 2015

ENAMORARSE

Cuando el amor toma el cuerpo lo invade de tal modo que no deja sitio al alimento.

El amor tambien nos desvela porque ¿quién quiere dormir cuándo la vida nos da lo que soñamos?

Caminamos cómo si... ¡cómo si nos llevara el aire!... y nos asombra que hayamos podido vivir sin aquel que ahora es la razon de nuestro ser.
La razón de despertarnos cada dia y la razón de no querer irnos a dormir. La razón de qué los meses parezcan horas, y de qué estar sin aquél por el qué perdemos la razón sea la peor cosa que nos puede pasar en este mundo... ¡Cómo si no hubiera miles de cosas peores!

El amor nos nubla el juicio, y bueno, sino lo hiciera nadie sería capaz de enamorse, nadie cometería tantos atrevimientos o "errores" que quizá en otro momento de tu vida no harías, pero qué en ese momento le da sentido a tu vida. Ese tipo de decisiones marcaran tu relación -e incluso futuras relaciones- para siempre, para bien o para mal.

Yo siempre he pensado que quién no arriesga no gana y que más vale arrepentirse de algo qué has hecho que de algo que no (aunque sinceramente nunca me he arrepentido de nada, las decisiones que he tomado han sido porque he querido en ese momento, o no, tomarlas, por eso yo no creo en el arrepentimiento)

Cuando lo has pasado tan mal, te han traicionado y mentido tantas veces, que aparezca alguien a quien llevas esperando toda tu vida, que con sólo una sonrisa ilumine toda la habitación, que sus tonterías complementen tan bien a las tuyas, que habléis de futuro como nunca antes te lo habías planteado con nadie, es un milagro (y que conste que no creo en milagros)

Él es la razón por la que sigo estando cuerda, la razón por la que no me he venido abajo, la razón por la que he vuelto a creer en el amor.

Llevas 8 meses haciendome sentir como nunca jamás han hecho que me sienta. Cuidandome, apoyandome, respetandome...
Tres sensaciones que en mi otras relaciones estaban extintas y por eso te doy las gracias, las gracias por convertirte en un pilar fundamental en mi vida.
Gracias de todo corazón por todo lo que haces por mí.

Te quiero demasiado y mis rinocerontes rosas nunca han dejado, dejan, ni dejarán de revolotear.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rock On